LA MAGIA NATURAL DEL MONASTERIO DE PIEDRA

Visitar de nuevo un sitio en el que has estado de pequeña y que guardas con gran cariño en el cajón de los bonitos recuerdos es algo maravilloso.

Hace pocos días volví, en forma de regalo sorpresa, al Monasterio de Piedra y aunque había detalles que inevitablemente habían conseguido escapar de mi memoria con el paso de los años, otros inexplicablemente permanecían intactos y conservaban igual que hace varias décadas su inigualable belleza natural.

Recorrido a lo largo del Monasterio de Piedra

Recorrido a lo largo del Monasterio de Piedra

Tuvimos la suerte de recorrer y pasear por los mágicos parajes del Monasterio de Piedra a principios del mes de noviembre, en plena explosión de colores y con la caída de la hoja de numerosos árboles caducos que allí habitan en estupenda armonía cromática con los de hoja perenne.

Monasterio de Piedra

Monasterio de Piedra

Un precioso espectáculo alegremente interrumpido por cascadas y corrientes de agua que inundan a modo de ambiente musical el paisaje con sus saltos caudalosos.

Impresiona especialmente contemplar la cascada “Cola de Caballo” y la “Gruta Iris”. Un conjunto en el que nos introducimos convirtiéndonos en parte de un todo casi mágico.

Cola de caballo en el Monasterio de Piedra

Cola de caballo en el Monasterio de Piedra

En contraste a los saltos de agua en movimiento frenético y bullicioso encontramos remansos de paz como el “Lago del Espejo” y sus alrededores que nos muestran la cara más plácida y sosegada del recorrido. Un lugar en el que las truchas nadan tranquilas y confiadas a sus anchas.

Lago del Espejo y alrededores en el Monasterio de Piedra

Lago del Espejo y alrededores en el Monasterio de Piedra

Un cuidado espacio natural donde el agua del Río Piedra marca el camino durante aproximadamente 2 horas pero que transcurren sin apenas darnos cuenta.

Y para terminar de completar la visita no podemos irnos del Monasterio de Piedra sin visitar el propio Monasterio Cisterciense del siglo XII, construido a caballo entre el austero románico y el luminoso gótico,  e imaginar la vida de los monjes que antaño recorrían su claustro entrando en su Refectorio, su Cocina, su Calefactario, su Sala Capitular… y orando en su Abadía anexa al claustro copiando la estructura de todos los edificios cistercienses de la época.

 

Claustro, patio y cocina del Monasterio

Claustro, patio y cocina del Monasterio

Abadía del Monasterio

Abadía del Monasterio

Una visita obligada para recrearnos el día, el alma y el espíritu rodeados de agua clara y cristalina que siempre nos trae cosas bonitas.

Gracias Amigos por recargarme las pilas ASJN!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s